Humedades por CAPILARIDAD

Humedad por capilaridad

Se trata de una patología muy común dado las características porosas y absorbentes de la mayoría de los materiales de construcción.

El agua de subsuelo que proviene de roturas de cañerías, canalizaciones, colectores o simplemente una freática alta por lluvias o deshielos, favorecen este tipo de humedades. Los materiales de construcción absorben esta agua al no tener una barrera constructiva o estar ésta deteriorada con el paso del tiempo y lo manifiestan dando la cara los llamados cristales de salitre o sales higroscópicas, que deterioran los enlucidos las pinturas.

Entre las soluciones definitivas, está el tratamiento de inyectar resinas acuoreactivas en sus diferentes modalidades de gravedad y presión para obturar la red de capilares, utilizando brocas especiales que no degradan la sección del muro.

La tipología de resinas, catalizadores y de inyectores a utilizar dependerán de la sensibilidad de los soportes a inyectar, sin sobrepasar los máximos permitidos por grosor y metro lineal.


Consecuencias

Las consecuencias de no tratar este tipo de humedades son el detrimento en la instalación eléctrica y como consecuencia mayor consumo de calefacción por la humedad. Moho y salitre en paredes que provocan la caída de la pintura y revestimientos. Deterioro de cimientos y muros con riesgo de inestabilidad.


Diagnóstico gratuito

Nosotros hacemos un diagnóstico en el cual verificamos el tipo de humedad. A continuación tratamos el problema con una barrera que consiste en inyectar resina a presión para rellenar los capilares, después cristaliza y termina cerrando la red capilar. Una vez tratado se realiza la prueba de secado dependiendo del grosor de la superficie tratada en la cual se evaluará si está la superficie en condiciones para la rehabilitación. No lo dude y CONTACTE con nosotros, pida presupuesto gratuito sin compromiso.


Procesos de tratamiento

Para solucionarlo seguimos las siguientes fases:

  • 1. Diagnóstico

    Verificación del tipo de humedad.
  • 2. Tratamiento

    Creación de una barrera a lo largo de los muros o paredes afectadas. Estas barreras consisten en inyectar a presión resinas en base acuosa con objeto de saturar todos los capilares. Posteriormente cristaliza y termina obturando la red capilar.
  • 3. Prueba de secado

    Una vez realizado el tratamiento, comienza el período de secado. En función del grosor de la superficie tratada, se fijará una fecha aproximada para realizar la prueba de secado, en la cual se determina si dicha superficie está en condiciones óptimas para su posterior rehabilitación.

Soluciones integrales

definitivas y garantizadas

contra la humedad

Compartir en facebook Compartir en twitter